Tolerancia y Respeto

FOTO 1Para estas jóvenes que empezaban a jugar con 14 años, dejar sus casas era todo un hándicap y sus familias no solían aceptarlo de buen grado. Por una parte, no eran consideradas como deportistas, ya que en sus contratos aparecen bajo la clasificación laboral de “artistas”. Gozaban de gran popularidad y algunas de ellas eran tratadas como grandes estrellas, asistiendo a actos sociales. De hecho, era habitual que se relacionaran en los círculos de la cultura y el espectáculo, especialmente en México.


FOTO 2A pesar de que gozaron de privilegios nada  corrientes en las mujeres de su época, sus vidas resultaban controvertidas, recibían insultos y un trato absolutamente machista.


El paradigma de este trato vejatorio lo encontramos en el Frontón La Habana de Cuba, conocido como la Bombonera. El público, mayormente masculino, acudía a los frontones  a ver un espectáculo a medio camino entre el deporte y la varietés, el erotismo y el riesgo de apostar dinero.

FOTO 3  Matinal en el Fronton BarcelonaAfortunadamente, esta situación ha cambiado sustancialmente en la actualidad gracias a políticas gubernamentales relativas a la mejora del papel de la mujer en el deporte. Por su parte, la Federación Española de Pelota, a través de la Comisión Mujer y Pelota, promueve acciones de facilitan el acceso y la promoción de la mujer en las distintas modalidades de la pelota.

FOTO 4De forma análoga, la Federación Internacional de Pelota Vasca tiene como uno de sus objetivos principales el desarrollo y la estructura de la práctica femenina, utilizando las posibilidades que tiene este deporte como vehículo transmisor de valores de igualdad.